11/1/11

Las muchas "e" de la "e" de e-book



En la terminología actual en español (no tanto en inglés) existe una cierta confusión, una cierta vaguedad, respecto a qué significa el término de libro electrónico, E-book y, en cualquier caso, se ha convertido en una única palabra nueva que significa muchas cosas a la vez. Históricamente, es claro que la “e” viene de electrónica pero este mismo origen da ya pie a equívocos

¿Se refiere al hardware como normalmente se entiende el término “electrónica”? Así, cuando hablamos de “la electrónica del ordenador” casi todo el mundo piensa en los circuitos integrados y los cables, el disco y la unidad de potencia. Pocas personas piensan en el programa algorítmico que maneja esos circuitos. Desde este punto de vista, parecería normal que se aplique el nombre de e-book a los aparatos lectores que puedan memorizar y visualizar un texto. Y de hecho muchas personas llaman e-book al aparato lector, al e-readerdel idioma inglés, a la cacharrería de silicio dopado de galio o fósforo que forma la circuitería necesaria electrónica.

¿Se refiere al software? Un hecho real es que, en general, la mayoría del público en todo el mundo denomina e-book al fichero binario que contiene el texto del libro, es decir al texto digitalizado de la obra. Un fichero en el que cada letra o símbolo se ha convertido a código binario (sea vía ASCII o no) con algunos otros códigos adicionales que indican al aparato lector cómo visualizar tales letras (tipo de fuente, tamaño, maquetación simple…). Estrictamente, esta usual aplicación del término electrónico no es tan correcta como la utilizada para hablar del hardware porque esta codificación binaria, esta digitalización, puede ser hecha también por otros medios que no sean electrónicos, del mismo modo que aquellas calculadoras antiguas mecánicas permitían codificar números por medio de artilugios mecánicos o como se hacía magnéticamente o por tarjetas perforadas, antaño.

Sea como sea, el término ebook (en español, ebuk acabará entrando en el diccionario) se ha convertido en palabra independientemente por sí misma. Una palabra que lo mismo denomina el continente que el contenido.

Yendo un poco más allá, me pregunto qué debería significar ese ebuk realmente para que el concepto sea adaptado masivamente por la sociedad. Es evidente que los aparatos lectores actuales (el ebook “continente”) dejan mucho que desear aún: lentitud de refresco, falta color, pantallas pequeñas, fragilidad del soporte, carencia de flexibilidad, etc. si se trata de tecnología de cataforesis ( e-ink ) o problemas de visión ante iluminación intensa, precio, consumo de batería, aún más fragilidad y carencia de flexibilidad, peso, etc. si se trata de
pantallas retroiluminadas (LCD, TFT, OLED, etc. ). Y es claro también que los ficheros digitalizados (el ebook “contenido”) también presentan fallas notables: maquetación en general pobre en comparación con el libro impreso; problemas de propiedad, cesión, préstamo; escasa fiabilidad temporal del soporte, falta de color (si se usa E-ink), etc. Así pues, independientemente del ruido mediático sobre el gran crecimiento del libro electrónico, el volumen real de ventas respecto al conjunto global editorial es muy pequeño y la adopción masiva del público consumidor aún no se ha producido. Los datos que aparecen en la prensa son muchas veces engañosos. Así, cuando se cita que las ventas de E-books (el E-book “contenido”, sobre todo) han superado las de libros convencionales se “olvida” decir que eso ocurre en los portales digitales de ventas de libros que, por su propia idiosincrasia, ya son bastante digitales y resulta normal que los consumidores digitales consuman digital. Pero es que hay una miríada de lectores no digitales que ni siquiera miran los grandes portales de venta de libros (a nivel planetario).

¿Qué debería, entonces, significar Ebuk para que la adopción fuera realmente masiva? He aquí algunas sugerencias sobre lo que esa “e” de E-book deberá implicar:

· EASY book: el libro electrónico (sea continente o contenido) deberá ser al menos tan sencillo de usar, almacenar, transportar, prestar, leer (bajo cualquier iluminación), apreciar, preservar, anotar, revisar, navegar, etc. etc. que un libro impreso en papel. En algunos de estos aspectos los libros electrónicos actuales ya son superiores (por ejemplo, ocupan menos espacio) pero en casi todos los demás, aún no.

· ERGONOMIC book: en el mismo sentido. Evidentemente, el necesitar enchufar el aparato, por ejemplo, no resulta nada ergonómico. Eso sí, a la hora de almacenar los libros, el electrónico es claramente más ergonómico.

· EVERYWHERE EVERYTIME book: el libro electrónico debe ser podido leer en cualquier lugar y en cualquier momento, como lo son los convencionales. Mientras uno no pueda hacerlo porque falta energía, porque la abrasión de la arena daña la pantalla, porque el agua del mar o la humedad estropean los circuitos, porque las normas aéreas lo prohíben, porque hay un sistema de protección que impide leer el volumen en ciertos países o, simplemente la conexión a Internet necesaria para descargarlo está bloqueada por problemas técnicos o políticos, etc. el libro electrónico no será masivamente admitido.

· EARNING book: los autores tienen que ver posible ganar dinero con su obra y esto requiere llegar finalmente a un punto de equilibrio entre la legítima defensa de la propiedad intelectual y el abuso usurero al que a veces se llega blandiendo la propiedad intelectual como excusa.

· EBITDA book: deben suponer un negocio para las editoriales tan atractivo al menos como el libro en papel. Y ello no en términos de ideas difusas, futuras e intangibles, sino de resultados contantes y sonantes.

· ECONOMIC book: obviamente, debe ser económicamente rentable de comprar y de producir.

· EARLIEST book: los libros electrónicos deberán llegar a ser los primeros que se publiquen, no ser meras réplicas de los que se han publicado ya en papel. Y me refiero a los libros de éxito, de aprecio generalizado, a los que han pasado filtros de (supuesta) calidad, no a la autoedición de la que los aficionados (como yo, por ejemplo) echamos mano cuando no hay otro remedio. En este contexto, el ebuk “contenido” debería también reinventarse a sí mismo ya que los escritores comenzarían a pensar en un libro digital (con las posibilidades que ello conlleva), no en un libro meramente digitalizado o a digitalizar eventualmente.

· EARTH book: el libro electrónico debe ser planteario en su acceso como lo es el convencional. Hay que dejar de lado el western-centrismo que actualmente emana en todas las crónicas sobre el mismo.

· ELEGANT book: el libro electrónico (ambos, contenido y continente) deberá llegar a ser tan elegante como pueden serlo el libro impreso. Tipografía, maquetación, encuadernación, tacto, feeling, sensaciones.

· ECOLOGIC book: se dice que el libro electrónico como “contenido” es más ecológico que el de papel (menos árboles cortados, etc.) pero esta afirmación no es nada clara cuando se introduce en la ecuación el gasto de fabricar los circuitos, el consumo (
enorme) de los servidores en el mundo, los destrozos necesarios para crear la red de fibra óptica o la red transoceánica, los millones de toneladas de desechos en hardware obsoleto (el e-scrap ) que aumenta a un ritmo vertiginoso.

· EDGE book: los libros electrónicos que se publiquen deberán al menos contener tanta buena literatura que marque tendencia, que esté en el borde, que amplíe fronteras, como la literatura editada en papel. No especialmente literatura diletante.

· EDUCATED book en el sentido de que lo publicado electrónicamente ha de haber sido filtrado, criticado, analizado, al menos en la misma medida que en el libro convencional. Ciertamente, hay mucha basura impresa pero es que, en proporción,
la hay mucha más electrónica.

· EFFECTIVE book en el sentido que el diccionario inglés da a la palabra: successful in producing a desired or intended result. Es evidente que el libro impreso lo ha logrado, en general, durante siglos. El electrónico aún debe demostrarlo.

· EFFICIENT book. Igualmente en el sentido del diccionario inglés: achieving maximum productivity with minimum wasted effort or expense. El libro impreso- sin duda, un buen invento- ya lo ha logrado.

· EGALITARIAN book. Es evidente que en los lectores no todo el mundo tiene el mismo acceso. Costando de 200€ a 1000€, parece claro que no tiene el mismo grado de igualitarismo que el libro convencional. En los “contenidos”, por mucho que se diga, tampoco . Véase
aquí.

· ELABORATED book. Se espera de los libros digitalizados (y más de los digitales) un cuidado en su elaboración que sea equiparable a los libros en papel y que vaya más allá de un escaneado mediocre.

· ELATING book. Que la lectura de un libro electrónico eleve el espíritu tal como los libros convencionales lo han hecho con cientos de millones de seres humanos.

· ELECTION book. Que se logre que las personas, puestas ante la tesitura de elegir entre un libro en papel o electrónico, elijan este.

· EMBELLISHED book . Los libros digitales deben poder llegar a ser tan bellos como los son algunos en papel. Y eso implica probablemente olvidar el paradigma de página (y no digamos el de página escaneada) porque el tamaño de pantalla, los reflejos, la resolución de lectura, etc. impiden hoy por hoy que el digital siquiera se acerque al impreso.

· EMBODIED book. Es un tema de amplia discusión el de si el tacto, el olor, la sensación que transmite el papel es importante o no. Yo pienso que lo es y que el futuro libro digital simulará (o mejorará con algo aún desconocido pero no desde luego con una carcasa de plástico) el sentimiento cercano humano del papel.

· EMBRACED book. Que sea adoptado masivamente por el mundo.

· EMENDING book en el sentido de que puedan tomarse notas, subrayar frases, destacar ideas y que estas sean permanentes mientras lo desee el lector.

· ENDURING book . Que el soporte electrónico sea tan duradero como el papel. Hoy por hoy,
no lo es.



¿Llegará la “e” del e-book a significar todos estos atributos? Sin duda. La cuestión es que aún falta mucho tiempo y mucho esfuerzo de ingeniería. Mientras, serán más gadgets que irán apareciendo y despareciendo del mercado en función de las necesidades de marketing.








2 comentarios :

Sergio dijo...

Buenas Felix...
La verdad es que creo que los ebooks(hd) tal como los conocemos hoy están destinados al fracaso puro y duro. La tendencia tegnología apunta que el desarrollo va por el camino iniciado por el IPAD, por lo cual son las tablets las que van a coger relevancia (vayan bien o no, y te digo yo que la mayoría de los puntos tocados por tí se los saltaran a la torera, como siempre). Así que yo creo que el ebook se quedará reducido al software (vamos a una especie de pdf reforzado).

Por triste que me parezca, la realidad cotidiana me dice que el tema de los libros electrónicos no será tomado en excesiva seriedad, porque somos cada vez menos los que nos gusta leer (más alla de la prensa deportiva y/o sensacionalista) y más los que se decantan por los medios audiovisuales y redes sociales (vamos que mucha gente lee... pero sólo que aparecen en sus perfiles de Facebook). Con lo cuál con el tiempo la lectura será un ocio minoritario

PD: perdón por la extensión de este pensamiento mio

Félix Remírez dijo...

Muchas gracias por el comentario. ¡Confiemos en que no desaparezcan las ganas de leer! Pienso que el futuro traerá e-books fantásticos pero ni imaginamos ahora cómo serán. Un saludo.