6/11/08

Un paso hacia la holosala literaria

En el post Futuro lejano de la literatura digital (http://biblumliteraria.blogspot.com/2008/07/futuro-lejano-de-la-literatura-digital.html ) se explicaba cómo, a largo plazo, la literatura podía encontrar en el concepto de holosala su verdadero campo de actuación. Una literatura que pasaría de ser leída a ser vivida en una especie de teatro realista interactivo. Siempre, suponiendo, que la obra fuese buena, que interesara, que emocionara porque, si no, sería como permanecer inmerso dentro de un escaparate muy bien decorado.

El hito técnico fundamental para vislumbrar tal holosala es el desarrollo de hologramas verosímiles y de gran tamaño. Ahora, la CNN (
http://edition.cnn.com/) ha dado un pasito en esa dirección con la presentación de un holograma a tamaño natural de la periodista Jessica Yelling entrevistada por el famoso Wolf Blitzer, durante el programa de seguimiento de las elecciones presidenciales de los EEUU. Blitzer se despidió del holograma como si fuese un personaje real: “Jessica, you're a terrific hologram, thank you so much.". Puede verse el show en Youtube: (http://www.youtube.com/watch?v=0SIS2ZwkWDg ).

La Jessica real se encontraba en una tienda preparada en Chicago donde numerosas cámaras de alta definición, 35 en total, la grababan desde muchos ángulos en un continuo a su alrededor. La periodista se hallaba en el centro de esa red de cámaras que transmitían al estudio de Nueva York, donde Blitzer se encontraba una imagen 3D de ella. Un potente software sincronizaba los movimientos de las cámaras en ambas ciudades de modo que siempre existiera un continuum y la perspectiva reconstruida siempre fuera correcta. Además, la imagen del holograma era vista en Chicago en una pantalla de plasma de 37” para comprobar que no fallaba nada. Se precisaron 37 ordenadores de alta potencia para procesar los datos en tiempo real.

Sin duda, es sólo un pequeño paso que sobre todo buscaba impactar con algo nuevo. En el holograma era visible aún halo alrededor de la figura y, sobre todo, era un holograma “copiado” de una persona real, no creado puramente mediante software 3D. Y tampoco había ninguna interacción real del holograma ya que la auténtica interacción se daba porque la periodista veía al periodista a través de una TV convencional. Si, sólo para esto, se precisó tal potencia de cálculo, puede uno imaginar la que será precisa para una auténtica holosala. Otros avances en ingeniería de telepresencia son los de la compañía CISCO (
http://www.cisco.com/ ). Al respecto puede echarse una ojeada a http://www.youtube.com/watch?v=YQnffi6tN0g

Pues bien, todo esto aún puede considerarse fácil (finalmente, estoy seguro que la ingeniería lo logrará. Sólo es cuestión de tiempo y dinero) comparando con la dificultad de crear una novela holosálica que compita con las grandes novelas en soporte convencional. Sería horrible haber conseguido, desde un punto de vista técnico, la auténtica TV 3D y tener que soportar los mismos programas de hoy en día. Horror en 3D.